Abadía de Valmagne

En pocas palabras

Desde el siglo XII, fecha de su fundación, la viña se ha desarrollado en la abadía de Valmagne, donde los monjes cistercienses implantaron un viñedo. Desde entonces, la viña siempre ha estado presente en la región. Los religiosos, con su trabajo y su investigación, consiguieron conservar y hacernos llegar hoy en día cepas autóctonas. La abadía las convierte en protagonistas mediante su conservatorio de cepas.

No se admiten más comentarios